Paintball mode

Paintball mode

11 años hace ya de mi primera experiencia con el Paintball. Aunque por entonces ni sabía que se trataba de un ‘deporte’ real. Fue con el truco Paintball Mode de GoldenEye, que hacía que todas las balas se convirtieran en bolas de pintura que teñían las paredes, mobiliario y enemigos con manchas de colores. ¡Ah!, qué tiempos, cuando los juegos tenían trucos de verdad, y no tenías que pagar X euros por ‘desbloquear’ (dícese bajar) niveles secretos o modos chorra de juego.

Total, que al comienzo de este finde probé la versión ‘mundoreal’ del famoso truquito, en una escapada a Carcar con 19 compañeros del curro, en la primera actividad ‘extraescolar’ que hemos organizado (para futuras sesiones se proponen karts o ir a montar a caballo).

Wikipedia:
El paintball es un deporte en el que los participantes usan marcadores de aire comprimido para disparar pequeñas bolas con pintura a otros jugadores. En esencia es un juego de estrategia complejo en el cual los jugadores alcanzados por bolas de pinturas durante el juego son eliminados de éste a veces en forma transitoria, a veces en forma definitiva dependiendo de la modalidad. Contrario a lo que se piensa, si es practicado cumpliendo sus normas y utilizando el equipo necesario, no tiene ninguna peligrosidad.

Es cierto que no hay peligro alguno. Yo recibí pocos impactos, y no fueron en zonas que dejen marca: aquellas en las que la única protección es el mono azul para que no se manche la ropa (por lo demás, llevas máscara de protección, guantes, coquilla y rodilleras). Se supone que todo se reduce a un escozor en el momento, con pequeños moratones por un par de días. Pero yo lo más que tengo es un golpe en el codo, y ni siquiera estoy seguro de que fuera por un impacto de bola (quizá me expuse poco al equipo contrario, aunque también en varias ocasiones me mataron sin disparar -aquellas en las que te sorprenden a una distancia menor a la de seguridad: 5 metros-).

Recinto del Paintball

A todo esto se puede sumar el hecho de que dejé las gafas en casa (aunque puedes usarlas durante el juego, pues para eso está la máscara) y opté por la experiencia extra de usar lentillas, a las que no estoy muy acostumbrado; y es que, a última hora, me hice con un juego de prueba que tenía hace siglos en la óptica. En cualquier caso, cuando la luz empezaba a escasear (en algunas áreas del recinto la oscuridad era casi total), era fácil confundir a cualquier miembro de tu equipo con un posible rival :$

Creo que hubiera preferido probar el juego en una zona boscosa, más que practicar la versión indoor; aunque seguramente sea más probable sufrir un esguince en el monte que en el interior de una casa. Además, quizá por estar acostumbrado a jugar a shooters online, la falta de intercomunicadores de equipo se me antojó como una de las mayores pegas (parece ser que los deshabilitaron al ver que a la gente se le caían y los arrastraba); es un poco engorro no poder conocer qué está ocurriendo en otras zonas del ‘mapa’ cuando el objetivo del juego es recoger banderines, y no sabes si otros miembros de tu equipo han recogido ya alguno de ellos para poder hacerte tú con el siguiente.

Recinto del Paintball

En cualquier caso, como conclusión, la experiencia fue muy gratificante. Quizá no disparaba tanto la adrenalina como pensaba (en ese sentido prefiero los karts), pero fueron 3h de diversión probando algo diferente. Además, como vía para conocer y mejorar las relaciones con gente del curro con la que muchas veces el único contacto es profesional, estuvo muy muy bien :D

iPhoneado

iPhone

Empecemos en este nuevo territorio con dominio propio (y rediseño venidero si puede ser) con algo que llega dos meses más tarde de lo previsto: la compra del iPhone. Y no es que la falta de actividad blogueril de los últimos tiempos hayan retrasado el post, no; es que no fue hasta ayer que me llamaron del Cortinglés para hacerme con un ejemplar del móvil de Apple. Curiosamente coincidía con la última keynote de Apple en la que presentaron los nuevos y preciosos iPods.

Sin embargo, como últimamente mi vida es un no parar, no he podido abrirlo con cierta calma hasta esta tarde. Y en un par de horas se me ha quitado de encima unas cuantas pegas acumuladas en las últimas semanas de dubitación.

Tras su lanzamiento empezó a sonarme realmente mal el problema que tiene con la eñe, que se convierte en un caracter hiperespecial que ocupa no 1 sino 70 de los 160 caracteres que permite un sms. A ello se suma el que al escribir un mensaje, el iPhone tampoco te indica cuántos carácteres te faltan para pasarte a un sms doble. Por si fuera poco, últimamente mandaba y recibía varios mensajes multimedia que me alegran el día, y el iPhone no soporta los MMS. Pegas y más pegas que empañaban el interés que tenía por el aparato.

Sin embargo, decidí ‘arriesgarme’ y adquirirlo canjeando un buen puñata de puntos MoviStar, por lo que el modelo 16Gb negro me ha salido por 241 euros, con una tarifa de datos mensual de 15 euros (200Mb), que principalmente usaré para revisar el correo.

Aún me faltan muchos detalles por descubrir del teléfono, pero lo que he probado esta tarde ha mejorado con mucho la impresión general que tenía, sin quitar a que tenga alguna otra queja nueva.

Por lo pronto, es un teléfono grande, el mayor que he tenido nunca (yo siempre he sido de Nokia, y el último -el 6680- no era pequeño tampoco). Pero en absoluto pesado (tampoco es liviano, claro). Da un poco de cosa agarrarlo, por el temor a que se caiga, porque obviamente no se adapta tan bien a la mano como otros móviles más manejables. Aún me falta por llegar la funda que compré para protegerlo, tras descartar presuntas buenas soluciones consistentes en pegatinas envolventes (que no harán más que convertirlo en un imán de polvo), pero en el bolsillo es muy cómodo (por ahora lo levo en el calcetín de la DS).

Escribir SMS con él es un tanto complicado, por no decir que está claro que es totalmente imposible alcanzar la rapidez que te permite un móvil normal. Pulsar las letras del QWERTY que se despliega en pantalla, sin pulsar justo la de al lado, se hace un tanto difícil. Escribir a dos manos (o dos pulgares que hacía yo) se antoja quimérico ahora mismo. Además, el diccionario sólo corrige erratas, no completa palabras a buen ritmo según escribes, lo cual no ayuda mucho. Y los stylus no funcionan con el iPhone… Sé que este tema me acabará desesperando y centrará mis críticas en el futuro :$

iPhone

Sin embargo, hay una multitud de novedades que hacen relucir al iPhone 3G. Claro está, empezando por la conexión a Internet. Tras agregar mi cuenta de Gmail, he comprobado cuán fácil es revisar el correo: de hecho, en emails de gran tamaño (newsletters, por ejemplo), te muestra la parte inicial y te pregunta si deseas ver el resto, indicándote cuántos kb faltan por cargar.

Aún no estoy seguro de si 200Mb al mes es mucho o poco (no voy a ver el trailer de Quantum of Solace bajado de internet en el iPhone), pero uno puede ‘esquivar’ la conexión contratada fácilmente mediante la detección de wifis. Cada vez que el móvil se conecta a Internet, localiza redes wifi cercanas, por si prefieres elegir una. Obviamente la mayoría de las veces son privadas; pero la posibilidad está ahí. En cualquier caso, si me paso del límite, en vez de cobrarme más, me bajarán la velocidad (a 60kbs), así que será custión de aprender cómo se gasta de rápido (o enterarme de si hay forma de saber lo que llevo consumido).

El localizador GPS es una chorradilla pija; me habría venido muy bien en el reciente viaje a Italia (del que, con suerte, hablaré en breve), pero no creo que lo use en Pamplona más allá de los primeros días, cuando mandas enseñándole el móvil y sus cosillas a la gente. Como no vivo en una ciudad muy grande, no parece que el zoom del mapa sea demasiado destacable, pero en la prueba que hice en una terraza esta tarde, nos localizó a la perfección.

Otra coas que me ha gustado más de lo esperado es la cámara. A plena luz del día, las fotos que saca parecen tener una calidad impresionante, para ser simplemente 2 Megapixels. Me ha dejado realmente asombrado en este sentido. A la galería de fotos (las tomadas con el móvil o las que sincronizas mediante iTunes de aquellas que tengas en el ordenador) aún no me he hecho del todo: realmente está muy bien, y pasar las fotos es una delicia, pero no acabo de pillarle el truco a lo de inclinar el iPod en una u otra dirección para que se giren adecuadamente. Será cuestión de probar.

La parte iPod aún no la he probado, pero supongo que dado que ya contaba con uno, no me va a defraudar (a pesar de que para oír música prefiero algo más manejable). De la Apple Store y aplicaciones descargables aún no he mirado nada.

Ahora me falta pasar uno a uno todos los contactos del viejo móvil (no se han migrado con la tarjeta SIM), copiar algunas viejas notas, y personalizarlo adecuadamente (fondo de pantalla chulo, iconos nuevos, fotos para los contactos, etc).

Por ahora, como con el iMac y anteriormente el iPod, estoy encantado ^_^

Begin to Begin

Por fin doy el pequeño paso de migrar el blog a Wordpress y adquirir dominio propio para el mismo. Con la esperanza quizá de animarme a revivirlo, que por ganas no será, sino por falta de tiempo.

Lo cierto es que para este mini-estreno no me lo he currado mucho. Le he robado pedido prestado el css a Cosas Poposas, he hecho algún ligero retoque, y me he peleado un poco (con escaso éxito) con los widgets para ver qué podía hacer con las cajas de contenidos de las dos barras laterales. Pero mi intención es mejorarlo todo. Que el minimalismo está bien, pero la cosa está un poco coja ahora mismo.

Al menos el trasvase de contenidos y comentarios ha sido un éxito. Aunque mis enlaces del lateral he de irlos recuperando poco a poco, y de manera ordenada.

Y no hay mucho más que decir. Excepto… ¡actualizad vuestros lectores de feed!

Blue Highway

Estos dos pasados días los pasé en Zaragoza con Fer, evitando en lo posible pasear por la ciudad porque era lo más parecido al infierno sobre la tierra: unos agradables 38 grados (como para ir a la Expo y ponerse a hacer colas ‘a la intemperie’). Por cierto, me encantó el logo del Ayuntamiento y la tipografía usada en él.

El caso es que los viajes por autopista se hacen un tanto monótonos, en especial porque el aburrido paisaje aragonés no acompaña. Así que al final uno acaba distrayéndose con cualquier cosa. Y yo, como no podía ser menos, acabo mirando las tipografías de los carteles de carretera. (WARNING: en adelante, post más friki ever)

En prácticamente todo el mundo, la tipo que se utiliza para los carteles de autopista es la preciosa Blue Highway. Es elegante y sencilla en las mayúsculas; mientras en las minúsculas es moderna, con clara personalidad (esos biselados de los rasgos ascendentes y descendentes) pero no excesivamente llamativa.


La tipo en realidad es bastante conocida, y no le habría dedicado un post al tema (al margen del frikismo tipográfico que hay ya por estos lares) si no fuera por algo que me desconcertó: el biselado de la ‘d’ es diferente según los carteles: en ocasiones es ascendente (forma correcta) y en otros descendente. Y sí, ¡saqué fotos! :$


También me percaté de que -por algún motivo- en todos los carteles españoles la ‘g’ parece estar retocada, y no es la de la Blue Highway. El rabo de la ‘g’ en realidad desciende y se corta con el mismo tipo de biselado que las otras letras, solo que en nuestras autopistas la ‘g’ vuelve a ascender ligeramente. Abajo, en fotos que he encontrado por Internet, se aprecia la ‘g’ real (en una autopista australiana con carteles verdes) y la retocada (en una vía gallega).


Curioso. En las señales de tráfico, como en todo, hay unas normas de diseño (”señalética“), por lo que no es muy normal que las tipografías o la forma de presentar los elementos varíe demasiado, ya que ha de haber cierta unificación para evitar el caos.

En otro orden de cosas, el previsible post sobre el iPhone deberá esperar, porque la patética situación vivida en España con su lanzamiento seguramente me obligará a retrasar su compra hasta dios sabe cuándo…

El rugido de los ‘toros rojos’ en Pamplona

¡Qué fiesta la del sábado pasado! Fue magnífico el disfrutar de la Fórmula 1, aunque sea a pequeña escala, en las calles de la ciudad, sin tener que pagar un duro, y en una tarde de verano templada y soleada.

Pocas veces podemos gozar en Pamplona de algo tan bien montado y original como lo que Red Bull llevó a cabo durante todo el fin de semana: una de esas pocas jornadas en las que todo el mundo se junta en un evento especial. Creo que desde que el Tour llegó a Pamplona en otra apasionante tarde de 1996, la ciudad no se unía así de una manera tan sana.

Alrededor de 30.000 personas siguieron en la Avenida del Ejército las carreras que el veterano David Coulthard (Red Bull) y el joven Sebastian Bourdais (Toro Rosso) nos ofrecieron a las 5 de la tarde.


Aunque contamos con el aperitivo de tener los coches expuestos en la Plaza del Castillo desde el jueves, la auténtica fiesta había empezado la misma mañana del sábado en el Casco Viejo, con los bólidos de las dos escuderías hermanas de la F1 realizando el recorrido del encierro como dos auténticos ‘toros’. A lo largo de todo el trazado, y sobre todo en la plaza, más de 10.000 personas -niños, jóvenes, adultos y mayores, todos lo vivimos por igual- queríamos oír de cerca el rugido de estas bestias motorizadas.


La verdad es que, como los auténticos encierros sanfermineros, la cosa supo quizá a poco. Bourdais se atrevió a hacer algunos giros en la plaza, mientras Coulthard en seguida paró el motor nada más pisar la arena. Por la tarde, fueron 40 minutos bastante más intensos, y de nuevo fue Bourdais el que mejor conectó con el público ‘arriesgando’ un poco más que David.

Aprovechando la ocasión (y que el dólar está baratu-baratu), ayer decidí actualizar mi cuenta Flickr (ahora soy Pro) para poder colgar vídeos; y he hecho una galería propia para las fotos del finde de F1; lástima que la cámara Sony DSC-W40 ande ya tan tocada la pobre, y no diera para mucho más. Aunque este mes caerá muy probablemente una Nikon D60, y ya será otro cantar :)

Cierro el post con un par de montajes en vídeo desde dos puntos diferentes del ‘circuito’ al que estuve yo (hacia la mitad, donde le daban caña al acelerador). Uno de ellos, el que muestra los ‘donuts’ junto a la salida, de elclerigo. Y, por cierto, si alguien logra identificar el nombre del grupo (y/o canción) del mini-site de Red Bull para este evento, por favor que lo comunique… estoy enganchado >_<’

To iPhone or not to iPhone


Más que “that’s the question”, debería decir “when is the question”.

Me resistí la primera vez. Tener que importarlo desde EEUU, liberarlo, quedarme sin garantía y que mejoraran el modelo a los pocos meses me daba mala espina… Y eso a pesar de que la conversión euro/dólar lo dejaba por un precio muy suculento. Al final los rumores de una nueva versión me disuadieron de acabar comprándolo.

Llegó la Keynote de Apple de ayer y… el resultado fue decepcionante. Un ‘nuevo’ iPhone que mejora en tan poco el modelo ya existente que hasta han aumentado mis dudas sobre qué hacer.

Partamos de la base de que por ninguna razón especialmente lógica quiero un iPhone. Agradecí el haber pasado de los reproductores de mp3 (que se me escacharraban cada dos por tres) al caro pero útil y manejable iPod. Celebré jubilar el portátil que languidecía para pasarme al flamante y absolutamente maravilloso iMac. Así que sé que Apple te puede hacer la vida más agradable.

¿Cuál es el problema entonces? Que temo que con este iPhone eche en falta cosas que uso con relativa frecuencia. Veamos, yo mi móvil lo uso para mandar sms (¡muchos!), llamar (no demasiado y siempre a la misma gente), como ‘agenda’ para apuntar citas y datos (constantemente), mandar mms (últimamente con cierta frecuencia), y sacar fotos (con bastante regularidad) que luego paso al iMac vía Bluetooth. Que el iPhone no soporte MMS a estas alturas me parece como volver al Pleistoceno, y lo de una cámara de 2Mpx en un aparato tan centrado en la imagen no lo comprendo. La batería de mi actual móvil dura unos 4-5 días, mientras que de la del iPhone (aunque algo mejorada) sólo he oído quejas. Por otra parte, supongo que es de esperar que con los kits de desarrollo no tardemos en poder mandar MMS o grabar vídeo, lo cual me tranquiliza.

Y sí, soy usuario de MoviStar y tengo chorrocientosmil puntos (48.000, que espero que sirvan para algo), pero atarme otros 18 meses me da reparos después de ciertas experiencias. Ya tanteé con pasarme a Yoigo (pillarme un iPhone 1.0 y navegar por 1€/día), pero salieron rana.

Así que no sé. Veremos qué hace MoviStar en los próximos días, y en buena medida en función de ello tomaré mi decisión. ¿Será una buena oferta de consumo mínimo de 30-40 euros al mes (que ya gasto), o un poco más incluyendo datos para navegar todo el día desde donde me dé? (En UK la filial de Telefónica, O2, ya ha anunciado algo similar) ¿O nos enfrentaremos a un timo porque Spain is different?

Aunque en el fondo sé que el día 11 (en plenos Sanfermines) iré a comprarlo como una puta

RTVE renueva su imagen corporativa

Estaba pensando ya de qué quejarme qué poner en el blog, cuando esta mañana Glez me ha enseñado cómo la agencia Summa ha llevado a Radio Televisión Española a renovar y a la vez arruinar su imagen corporativa.

La Corporación Radio Televisión Española (CRTVE) estrenará nueva identidad visual y de marca en todos sus canales y soportes la próxima temporada. Esta nueva imagen, inspirada en la luz como idea central y metáfora de movimiento y renovación, refleja los cambios introducidos en la Corporación a lo largo de su primer año y medio de existencia.

A ver, me parece que han hecho bien en unificar las marcas (RNE estaba un poco descolgada del resto), y la idea de usar un color diferente para cada canal o soporte me gusta (tampoco es que sea ningún descubrimiento, ¿no?). Y muy probablemente hasta al logo tan anguloso ya le hiciera falta, en efecto, una puesta al día.

Pero lo que han hecho es cargarse toda la imagen anterior (en vez de inspirarse en ella) para crear una nueva con una tipografía realmente espantosa, sin ninguna personalidad por sí misma y que sobre todo me parece demasiado informal y muy poco apropiada para un canal de TV (le falta poco para ser Comic Sans, por dios). Para colmo, los degradados de color, y hasta la tipo, no pueden dejar de recordar al logo de Yoigo. La verdad es que imaginarme un “tve2″ con esa tipo en pantalla me haría cambiar de canal :$



Está claro que el logo de cuatroº sigue siendo el mejor diseñado de lejos (minúsculas & sans serif = dios :$), y sus cortinillas (si olvidamos las del verano de 2006 cuando convirtieron el círculo en una pelota!) no dejan de ser magníficas <3

Pamplona, azul

Volvía hoy del trabajo -como siempre, a las tantas-, y de pronto he visto al fondo la fuente de la Plaza Merindades de un color azul intenso. “¿Soy yo o eso es agua azul?”, he preguntado a mi compañero epplestun. La cuestión, podría deducir un crío que usa sus plastidecor azules para pintar los ríos y mares, puede parecer una perogrullada; pero, en efecto, azul pitufo era el agua.

Al parecer se trata de una forma de desperdiciar agua conmemorar “la semana de Europa”, que culmina el 9 de mayo con el aniversario de la creación de lo que actualmente es la Unión Europea.

¿Y por qué a Barcina le ha dado este año por montar esta parafernalia? Pues al parecer porque Pamplona ha presentado su candidatura para convertirse en 2016 en Capital Europea de la Cultura xDDDDDDDD.

Y digo yo, ¿es que estamos merilotos o qué? O sea, a ver, Pamplona al margen de orgías de alcohol sanferminero, ¿qué ofrece a nivel turístico? Sí, tenemos una imponente ciudadela, una de las mejor conservadas de Europa. Contamos con una ciudad repleta de jardines y zonas verdes que la hacen un lugar bello y agradable para pasear. Una catedral gótica con la primera fachada neoclásica de España (horripilante, por cierto)…

Pero seamos serios, ¿capital europea de la cultura? En fin, creo que va a hacer falta algo más que teñir el agua de las fuentes para eso. Aunque si estoy equivocado, estaré encantado de que me saquéis de mi ignorancia dándome a conocer esos rincones especiales y eventos culturales que me ando perdiendo.

Nuevo mobiliario urbano de la MCP

En la estupenda tarde de ayer (¡al poco de terminar la jornada consumista de primeros de mes con Fer!) vi junto a los cines Carlos III el que parece ser el nuevo modelo de postes informativos del transporte urbano de la Mancomunidad. Y no pude resistirme a sacarle un par de fotos con el móvil para postearlas aquí, dado que el diseño me entusiasmó.


Parece que se abandona definitivamente el ‘verde Pamplona’ que aún permanecía en el resto del mobiliario urbano de la MCP (como las marquesinas de bus), a la vez que se arregla el gran fallo de los anteriores postes: la información estaba demasiado arriba para que cualquier ciudadano pudiera leerla, y no tenía apenas espacio para mapas y tabla de horarios (lo cual era un problema en aquellas paradas sin marquesina).

La verdad es que con el aumento de frecuencia de algunas líneas, y esta renovación de imagen, la MCP está ganando muchos puntos este año. Ahora sólo falta que implanten la prometida línea circular para el Casco Antiguo, y los ya anunciados indicadores de tiempo por sistema GPS que ya hay en otras ciudades (¿aunque no debería ir ésto integrado en los nuevos postes?).

Dios es una zapatilla

Vaaaale. Lo sé, lo sé. Esto lleva muerto dos meses. Algunos me habéis estado llamando la atención incluso xD Últimamente la enorme actividad de MundoRare y los viajes y actividades de fin de semana han hecho que el blog sufriera las consecuencias… Eso y que por lo general me pongo el listón demasiado alto a la hora de preparar los posts: si hago una crítica de un concierto o una peli tiene que estar hiperdocumentada, y al final lo voy postergando hasta hacer que esto quede paralizado. Creo que debería hacerlo todo algo más informal. Así que hago propósito de enmienda, y a ver si logro poner cosillas con cierto ritmo :)

Hoy, para comentar algo así rapidillo, pongo una foto de las zapatillas que he estrenado aprovechando la maravillosa mañana que nos ha salido (26º ^^): unas Converse moradas que compré en Madrid hace poco (después de recorrerme toda la Gran Vía y Fuencarral sin encontrar NADA que me gustara -y eso son MUCHAS tiendas sin comprar-).

Purple Converse

Son las terceras zapatillas de este palo que me compro, tras las de monstruines-cute de Pull & Bear, y otras forraditas para invierno del Zara (ambas a 19 lerus; éstas, al ser originales, no eran tan baratas xD). Aunque me temo que no serán las últimas, pues ya tengo nuevos colores en mente ^^ Eso sí, las moradas eran las que más me apetecía pillarme, y creo que en España nunca las había visto (de hecho, creo que son de importación, porque en vez de ‘44′ ó ‘45′ pone únicamente que son del número ‘10′).

PD: Ya he puesto al día la lista de pelis que quiero ver en las próximas semanas, y las que he ido viendo estos dos meses pasados (que es prácticamente nada), así que como el ‘enfrascado en’ :$